Buah blog | Un poco de mí
15361
page-template-default,page,page-id-15361,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

¡Hola! Me llamo Miryam y pensaba que con lo negada que suelo ser para las tecnologías, jamás podría crear un blog! Pero, más o menos aquí estoy. El motivo por el que me decidí a hacerlo me lo dio una amiga, porque sinceramente, ni se me había pasado por la cabeza: «tía! Siempre estás hablando de comida, de los sitios a los que vas y de lo mucho que te gusta comer, tendrías que crear un blog y compartirlo con todo el mundo!»

Me gustó la idea porque estaba en lo cierto, adoro salir a cenar, comer, de aperitivo, de cañas, de vinos, a merendar…en cualquiera de sus versiones, me encanta comer, qué le voy a hacer. Pero además, después me gusta recomendar a amigos y conocidos aquellos lugares que descubro o simplemente reafirmar otros que me han sugerido a mí. Podría estar durante horas hablando de lo bueno que estuvo aquel plato de aquel sitio o de lo agradable que era su ambiente o el servicio.

costillas-barbacoa-sweetwater-steakhouse-california
fullsizeoutput_26

Antes de entrar en materia, me presento un poco mejor; lo dicho soy Miryam, tengo 31 años soy de Valencia (aunque vivo a caballo entre Los Ángeles y España) y estudié Gestión Comercial y Marketing. Pero, tras dos años trabajando como comercial, me di cuenta que no era lo mío. Por suerte, descubrí mi otra pasión: enseñar. Empecé con un CFGS de Educación infantil, lo que me llevó a seguir con la carrera. Estudié Magisterio infantil en la Universidad de Valencia y al terminar me fui a Manchester como au pair, por aquello de mejorar el inglés (y viendo cómo estaba la situación por España, tampoco tenía muchas más opciones, la verdad). Una vez allí, tuve la oportunidad de empezar a trabajar como nanny y profesora de español de dos niños rusos en Los Ángeles. Actualmente, ese es mi trabajo desde hace 3 años y lo disfruto cada día. Además, también me da la opción de viajar y conocer sitios remotos muy particulares.

Para que os hagáis una idea, soy de esas personas que cuando está planificando un viaje, lo primero que escribe en el buscador es: Mejores restaurantes en…y sí, suelo buscar con alguna estrella (sabiendo que a veces es subjetivo, sobre todo en EEUU) y otras veces me dejo llevar por opiniones encontradas en la red o de gente de confianza.  Esto no quiere decir que me encasille dentro de un tipo de cocina en general; aunque he de reconocer que siempre prevalece la de autor, creativa, moderna, minimalista o como queráis llamarla (que afortunadamente ahora está tan de moda) frente a los garitos masificados de “turisteo”. Eso sí, sé reconocer perfectamente (todo esto desde un punto de vista, como es de esperar, muy personal) dónde te preparan el mejor bocata de jamón catalana, unas buenas patatas bravas o simplemente el típico bar al que hay que ir a probar su pulpo a la gallega. Platos tradicionales de nuestra gastronomía que como muchos habréis estado viendo en algún que otro programa televisivo, se pueden reinterpretar de mil formas, por eso me gusta este tipo de cocina, porque te lo da todo.

Vayamos al nombre del blog, la que una vez fuera mi suegra (de las mejores cocineras que conozco  y una mujer a la que adoro),  preparaba cada plato que ni os podéis imaginar…eran platos de madre, caseros, de esos que por más que lo intentes no te va a salir como a ella. Y, después de un tiempo descubriendo su cocina con sus paellas, pimientos rellenos, lomo en salsa o arroz caldoso…un día me dijo algo en lo que ni yo misma había caído: Sé cuando algo de lo que preparo te gusta de verdad porque siempre se te escapa un “buah…”.

Desde entonces, y con el paso de los años y muchos descubrimientos gastronómicos ese buah! ha evolucionado hacia diferentes “mmm…”, “puf..”, “madre mía”… dependiendo de la ocasión, pero la cuestión es y los que me conocen lo saben, que no lo puedo evitar, disfruto comiendo y me encanta compartirlo. Así que por eso estoy aquí.

Por supuesto este será un blog informal, sin pretensiones de ningún tipo y muy personal. Soy consciente de que cada persona tiene unos gustos, momentos y unos conceptos diferentes de lo que es disfrutar de la vida y la gastronomía, y por supuesto quedan muchos sitios por conocer y descubrir. Mientras tanto, mi idea básica de la felicidad es estar con mi chico o con mi mejor y gran amiga Elisa (con la que organizo grandes jornadas gastronómicas, de esas en las que te metes 3 kilos en 2 días de restaurante en restaurante, si…) en algún lugar con encanto disfrutando de una buena mesa.

Y poco más queda por decir, espero que os guste y si aquellos que leéis esto tenéis sugerencias o compartís gustos parecidos por favor recomendadme sitios de esos a los que no hay que dejar de ir! Porque siempre hay que estar abierta a cosas nuevas.

Que os aproveche!?